SISSCO

Società italiana per lo studio della storia contemporanea

Caricamento Eventi

Eventi

aprile 27 - aprile 27

Seminario Internacional Conocer y medir el territorio, inventariar la riqueza. De los catastros textuales borbónicos a los planimétricos (XVIII-XX).

El siglo XVIII es la centuria de los catastros, cuyo objetivo era acopiar información para proceder a reformar los sistema fiscales de cara a conseguir una imposición sobre la riqueza mejor repartida y, sobre todo, unos sistemas más eficientes y eficaces. Pero también se pretendía obtener un conocimiento del territorio como nunca antes se había tenido, en palabras de Pierre Vilar referidas al catastro de Ensenada, “conocerlo todo de todos, el viejo sueño de Dios”. Y ello, en aras de aplicar políticas ilustradas que permitieran “ordenar” el territorio y poner en valor sus recursos.
En ese clima se van generando en Europa averiguaciones catastrales que, en una primera aproximación, dan lugar a dos tipos de catastros: textuales o literales, que generalmente inventarían la riqueza de todo tipo, y catastros planimétricos, que identifican, describen y representan las fincas rústicas y urbanas. Esa dualidad se prolongará durante el siglo XIX en buena parte de Europa hasta llegar a los catastros modernos, en España a partir de la ley de 1906. Al primer modelo responden, con características similares, los catastros españoles de Patiño, Ensenada y el Padrón de Ossorno, así como el catastro Onciario de Nápoles, todos ellos del siglo de las Luces. El modelo se prolonga en el siglo siguiente con el Apeo de Garay en España y el catastro Murattiano en Nápoles; al segundo, la Planimetría General de Madrid y los levantamientos de la Comisión y la Junta de Estadística del Reino.
En ese esfuerzo de conocimiento del territorio, los Reales Sitios reciben tratamientos muy distintos. Hay catastros que no los recogen, “el rey no se va a pagar a sí mismo”, como adujo algún funcionario ilustrado; sin embargo, hay otros que nos han legado un conocimiento único, mediante descripciones y una cartografía de gran calidad de esos espacios.
Poner en relación los distintos modelos catastrales, el uso que de su documentación e información puede hacerse para la investigación y las nuevas posibilidades para su explotación que ofrecen las nuevas tecnologías adaptadas y aplicadas a fuentes geohistóricas son los objetivos de este seminario.
Entendemos, además, que este es un momento significativo para abordar y dar a conocer algunos de los resultados de la investigación que se viene llevando a cabo en este campo, pues acaba de cumplirse el tricentenario de dos efemérides: 1716 fue el año de realización del catastro de Patiño, referente en la Europa de su momento, y del nacimiento de Carlos de Nápoles, Carlos III de España, impulsor de un excelente catastro en tierras napolitanas, el catastro Onciario, y “enterrador” del catastro de Ensenada, la mayor, mejor y más ambiciosa averiguación catastral de la Europa del siglo XVIII para alivio de los vasallos y mejor conocimiento de los reinos.
Este seminario se inscribe en el marco de las actividades del proyecto de excelencia del MINECO: “Cartografía y catastro de los Sitios Reales españoles y sus entornos (siglos XVI-XIX): tradición e innovación” (CSO2015-68441-C2-1-P) y del proyecto “La herencia de los reales sitios. Madrid, de corte a capital (Historia, Patrimonio y Turismo)” (H2015/HUM3415) de la Convocatoria de Programas de I+D en Ciencias Sociales y Humanidades de la Comunidad de Madrid.

LUOGO
Madrid
Italia

Pubblicato da Renata DE LORENZO